Los Servicios de Urgencias de España se caracterizan porque, desde hace unos años, se vive un incremento permanente de la demanda, lo que dificulta la atención rápida y eficaz que se les exige y es necesaria en determinados casos.

Esto conllevó a que una transformación en estos tipos servicios a través de cambios estructurales, organizativos y funcionales. Y es aquí donde surgió uno de los puntos clave: el triaje.

Actualmente, se suelen utilizar cinco modelos triaje, que son los más extendidos a nivel mundial: Manchester Triage System, Emergency Severity Index, Australian Triage Scale, Canadian Triage and Acuity Scale y el Sistema Español de Triaje, que se creó a partir del Model Andorrà de Triatge /MAT).

El triaje, por tanto, es una herramienta esencial para los profesionales de la enfermería.

 

¿Qué es exactamente el triaje?

Cuando un paciente llega al servicio de urgencias de un hospital, el primer paso a seguir es el proceso de triaje. A través de este proceso, se valora la urgencia de cada caso y, de esta forma, se puede asignar el recurso más adecuado al problema de cada paciente.

Por tanto, es un proceso que permite una gestión del riesgo clínico para manejar adecuadamente y con seguridad los flujos de pacientes, cuando la demanda y las necesidades clínicas superan a los recursos.

En este sentido, se puede decir que su objetivo principal es aumentar la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes, a través de su clasificación según el nivel de urgencias con el fin de priorizar el orden de asistencia y disminuir el tiempo de estancia en el servicio de urgencias.

¿Cuál es su procedimiento?

En el proceso de triaje se pueden distinguir cuatro etapas: recepción y acogida, valoración, clasificación y distribución.

Así, en la fase de recepción y acogida, lo primero que se hace es identificar a los pacientes en situación de riesgo vital. Posteriormente, se garantiza que se prioriza en función del nivel de clasificación, se determina el área más adecuada para tratar a un paciente y se informa a los pacientes y a sus familiares sobre el tipo de servicio que necesita.

Una vez efectuado el proceso de admisión en recepción, cada paciente será llamado para entrar en la sala de triaje. En ella, el profesional de la salud, generalmente la enfermera, le explica el proceso al que se le someterá, se entrevistará con él para efectuar una breve historia (antecedentes, alergias, motivo de la consulta…) y le tomará los signos vitales (temperatura, frecuencia respiratoria, tensión arterial…).

Es entonces cuando se determina el nivel de prioridad en la atención. Actualmente se utilizan sistemas de triaje que se estructuran en cinco niveles de prioridad, asignados según el concepto de que lo urgente no siempre es grave y lo grave no siempre es urgente. Así, los pacientes más urgentes serán los primeros en ser asistidos y el resto se reevaluarán hasta que los reciba el médico. Estos cinco niveles son:

La mayoría de los procesos de triaje son sistemas multidisciplinares, que se basan en la urgencia de la consulta, pero no en diagnósticos. El profesional encargado de su gestión y realización es el de enfermería, con apoyo puntual del médico.

El triaje y la enfermería

Dentro de las funciones de enfermería se encuentra la intervención del triaje. Se trata de obtener unos resultados para preservar la seguridad del paciente, detectar el riesgo y optimizar, así, su calidad de vida mediante la vigilancia del riesgo.

La Sociedad Española de Enfermería de Urgencias asume, y propone, que la actividad de recepción, acogida y clasificación sea realizada por profesionales de enfermería, como así lo reconocen los artículos 52, 53 y 54 del Real Decreto 1231/2001, de 8 de noviembre y la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias en sus artículos 5.1, a) b) y c); artículo 7.1 y 2 a).

Algunos estudios indican que en las escalas de triaje de cinco niveles no se establecen diagnósticos médicos y, por el contrario, se basan en la sintomatología de los pacientes, por lo que puede realizarlo personal de enfermería.

Este trabajo lo desempeñaba personal médico, pero con la aparición de sistemas estructurados, se ha transferido a enfermería. Y con los progresos tecnológicos, ya no depende de una persona física exclusivamente, sino que también depende de programas informatizados que ayudan a disminuir la variabilidad clínica interobservador.

Además, el proceso del triaje siempre ha sido intuitivo y eso se constituye en un elemento de la práctica de enfermería, área desde la que es posible reorganizar las colas y determinar quién debe ser atendido primero.

Por otro lado, también existen bibliografías que recomiendan que el profesional encargado para este trabajo sea la enfermería, aunque con apoyo médico el triaje es más eficiente.

Los profesionales de la enfermería, al ser encuestados, consideran que el triaje se debería realizar de manera conjunta DUE y facultativo. Se debe tener en cuenta que la formación adecuada a los enfermeros de triaje mejora la ansiedad y el estrés de estos, así como la seguridad y la calidad asistencial. Es por eso que una formación adecuada a los profesionales sanitarios mejora la atención sanitaria.

Además, existen múltiples estudios que valoran la eficacia de enfermería cuando se encarga de realizarlo. Por ejemplo, se ha demostrado un nivel aceptable de fiabilidad global en el servicio de urgencias y el sistema de triaje con cinco escalas realizado por enfermería.

Por otro lado, la petición de pruebas desde triaje realizado por personal de enfermería ha demostrado mejorar la atención y la eficacia. En un estudio realizado en urgencias hospitalarias traumatológicas los resultados de la petición de radiografías desde triaje, tienen una elevada eficacia.

Por lo tanto, multitud de estudios avalan el trabajo de enfermería en el triaje de los servicios de urgencias hospitalarios, siempre que exista una formación adecuada previa.

El triaje en España

En España, la mayoría de los hospitales utilizan el modelo SET-MAT, seguido por el  de Manchester. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de hospitales que no usan ningún tipo de triaje estructurado validado, como, por ejemplo el Sistema Donostiarra de Triaje o el Sistema de Triaje en la Red Pública de Hospitales de Navarra.

Por otro lado, se encuentra un sistema de clasificación en base a escalas de cuatro niveles de priorización del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias de la Consejería de Salud. A raíz del "Plan de mejora de las áreas de urgencias hospitalarias", en la comunidad autónoma de Andalucía se sustituyeron los sistemas de triaje utilizados en los servicios de urgencias hospitalarias por el sistema de triaje Manchester.

Según un estudio realizado en 123 hospitales españoles, en más de tres cuartas partes de los hospitales el triaje lo realiza los profesionales de enfermería. Para poder realizarlo se realiza una formación específica y es necesario una experiencia mínima.

En la mayoría de los hospitales españoles no existe una comisión de trabajo en la que se valora la actividad del triaje, aunque son muchos los profesionales que creen conveniente la creación de ellos.

El triaje en Europa

La mayoría de países utilizan el sistema de triaje creado en su país, como en Reino Unido, que utilizan su propio sistema de triaje de Manchester.

En Europa depende del país utiliza cada sistema. Por ejemplo, Alemania ha realizado modificaciones del sistema de triaje Manchester. Así, utiliza diagramas de presentación respaldados por 50 algoritmos, modificando así los diagramas de presentación y los indicadores.

Se introducen también nuevos indicadores y complementos de tiempo para las categorías verde y azul. Mantiene los cinco niveles, pero en dos grupos: Grupo 1: Prioridad alta (color rojo y naranja) y Grupo 2: Prioridad baja (color amarillo, verde y azul).

Imagen: Experto universitario en triaje para enfermería Acreditado: Universidad Europea Miguel de Cervantes
Experto universitario en triaje para enfermería
Acreditado por Universidad Europea Miguel de Cervantes
1550€ 361€
Ver Detalles

Imagen: Comparativa entre sistema español de triaje y sistema de triaje Mánchester Acreditado: Universidad Europea Miguel de Cervantes
Comparativa entre sistema español de triaje y sistema de triaje Mánchester
Acreditado por Universidad Europea Miguel de Cervantes
175€ 52€
Ver Detalles