¿Cuál es la cadena de supervivencia?

Eslabones de la cadena de supervivencia

 

En la actualidad, existe un alto porcentaje de personas que fallecen por muerte súbita o parada cardiorrespiratoria cada año. Solo un 10 % de ellas consigue sobrevivir. En la mayoría de los casos, se suelen producir en el hogar y, exceptuando las situaciones en las que la persona se encuentra sola, en muchas de ellas están acompañadas. El problema es que las personas de su alrededor no saben cómo deben actuar o lo que es lo mismo no conocen los eslabones de la cadena de supervivencia.

Esta cadena fue propuesta por la American Heart Association (AHA) en 1991 y ha ido evolucionando hasta nuestros días por las contribuciones de la AHA y del European Resuscitation Council (ERC), además de crearse algunas acciones complementarias a la misma.

Cada 5 años ambas asociaciones científicas se reúnen con el objetivo de mejorar la actuación ante las situaciones de paradas cardiorrespiratorias y mejorar así la calidad de vida de las personas afectadas. Por lo que si siguen la dinámica general, será en este 2020 cuando vuelvan a encontrarse para revisar los datos recopilados hasta ahora.

Ahora bien, ¿en qué consiste esta cadena de supervivencia y por qué es tan importante? ¿es necesario que todas las personas sepan de su existencia? A estas y otras preguntas responderemos a continuación.

Mujer realizando una evaluación de una persona en el suelo

Eslabones de la cadena de supervivencia

Antes de conocer cuáles son los eslabones de la cadena de supervivencia es conveniente que tengamos en cuenta algunos datos:

  • La cadena de supervivencia es el conjunto de acciones dirigidas a salvar la vida de las personas que se encuentran en parada cardiorrespiratoria.
  • La cadena de supervivencia es tan fuerte como su eslabón más débil.
  • Todos los eslabones deben ser fuertes.
  • Cualquier persona puede llevar a cabo esta cadena, eso sí necesita haber recibido una formación por especialistas sanitarios.
  • Cada minuto de retraso a la hora de ponerla en marcha disminuye las posibilidad de que la persona sobreviva hasta en un 10 %.

Ahora que ya sabemos algunos aspectos básicos e importantes, llega el momento de conocer los cinco eslabones de la cadena de supervivencia:

  1. Reconocimiento precoz y pedir ayuda.
  2. Resucitación cardiopulmonar (RCP) precoz.
  3. Desfibrilación precoz.
  4. Soporte vital avanzado efectivo.
  5. Cuidados integrados posparo cardíaco.

Reconocimiento precoz y pedir ayuda

El primer eslabón consiste en la evaluación rápida de la situación, comprobar si la víctima responde y llamar al servicio de emergencias médicas (112) para que esta pueda recibir el tratamiento adecuado.

  • Si la persona respira y no responde, lo recomendable es colocar al paciente en la posición lateral de seguridad y llamar al 112.
  • Si no respira y no responde, la persona se encuentra en parada cardiorrespiratoria o PCS, hay que llamar al 112 y pasar al segundo eslabón de la cadena.

Resucitación cardiopulmonar (RCP) precoz

Este eslabón tiene como objetivo prolongar el tiempo para la resucitación y aumentar las probabilidades de supervivencia tras la parada cardiorrespiratoria. Se trata de revertir la situación e intentar que el oxígeno llegue tanto al cerebro como al resto de órganos hasta que lleguen los profesionales sanitarios especializados.

La reanimación es una práctica sencilla que se realiza con las manos y en la que la persona que tiene formación sobre ella debe colocarse de rodillas a la altura de los hombros de la víctima y seguir los siguientes pasos:

  • Colocar la base de la mano en el centro del tórax de la persona.
  • Poner la otra mano sobre la primera y entrelazar los dedos.
  • Situar los hombros arriba de las manos, poner los brazos de forma perpendicular al cuerpo y estirar los codos.
  • Hacer presión sobre la base de la mano, mientras se deja caer el cuerpo sobre ella.
  • Realizar compresiones rápidas (aproximadamente 100 por minutos de 5 cm de profundidad).
  • Más adelante se puede cambiar a 30 compresiones por cada 2 ventilaciones (maniobra frente-mentón).
  • En la medida de lo posible, cambiarse con otra persona para evitar fatigarse.

La AHA utiliza las letras CAB (compressions, airway, breathing - compresiones torácicas, vía respiratorias, respiración) como una orientación sobre los pasos a seguir en la RCP.

Persona realizando una RCP

Desfibrilación precoz

Los desfibriladores son dispositivos que producen descargas eléctricas con el objetivo de que el corazón reaccione y vuelva a funcionar. Su uso aumenta las probabilidades de supervivencia y suelen ser sencillos de utilizar, ya que hay una voz que guía a la persona que lo utiliza.

En general, estos se encuentran distribuidos en lugares públicos para utilizarlos en caso de que se produzcan situaciones de paradas cardiorrespiratorias. De hecho, a día de hoy, existen apps para móviles que indican dónde podemos localizar uno.

Soporte vital avanzado efectivo

Este eslabón es el que llevan a cabo los profesionales sanitarios en el hospital.

Cuidados integrados posparo cardíaco

Se trata del último eslabón de la cadena de supervivencia y consiste en los cuidados que recibe el paciente de los profesionales sanitarios con el objetivo de que este vuelva a un funcionamiento cerebral normal, un ritmo cardíaco estable y una función hemodinámica normal. Así, la calidad de este tipo de cuidados influye en el pronóstico final de la persona afectada.